18 de enero de 2017

Me viá salir con la mía

Una noche, aparcados bajo tu casa, en mi coche, hace muchos años, cuando aún nacíamos, creíame envalentonado y mirándote firmemente te dije, casi sentenciando:

- Serás para mí. Envejeceremos juntos.

Recuerdo tus ojos perfectamente. Eran pura contradicción. Daban cobijo a las ganas y al miedo, al deseo y al agobio, casi en la misma proporción desmedida. 

- ¿Cómo estás tan seguro? - Me repetiste con tus labios lo que ya habían gritado tus ojos. 

- Lo sé. Hay cosas que se saben - Volví a aseverar. Eran mis ganas que hablaban por mí.

Hoy sé a ciencia cierta que no era valentía. Eran ganas de quererte, que me inundaban. Eran ganas de que te dejaras querer... ¡cuánto nos costó aquello!

18 de enero de 1997
18 de enero de 2017

20 años después, cuatro niños maravillosos y una misma convicción: ¡me "viá" salir con la mía!

Miércoles 18 de enero de 2017


No hay comentarios: