Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

Junio se contradice

Junio envejece entre pañales y sonrisas, entre balbuceos. Reta a su propia muerte agazapado entre canciones infantiles que siguen evocando sonrisas que nos retornan a otras épocas y lugares, a otras sensaciones de siempre, a nuestra tristeza y alegría tan simultánea como azarosa. 
Es junio un mes de contradicciones. Un mes de presente ausente, de pasado inacabado, de sonrisas tristes, de recuerdos no guardados en la memoria, de lágrimas que sin salir, llegaron. 
Hoy es 25 de junio de nuevo, otra vez 25 de junio. Bienvenido seas. Bienvenidos sean muchos 25 de junio contradictorios. Bienvenido sea siempre tu recuerdo, hijo mío. 
Lunes 25 de junio de 2012.

Momentos que merecen la pena.

Las olas marcaban un caprichoso vaivén entre tus pies. Era tu primera vez. Mirabas curiosa, expectante, con la tranquilidad de quien tiene toda la vida para disfrutar, toda la vida por vivir, por sentir.
Tu madre y yo nos miramos. Disfrutábamos de tu presencia echando de menos el correteo torpe de tu hermano frente a las olas. Sabemos que seguirán llegando esos momentos, sabemos que llegarán sin permiso, que nos será inevitable pensar cómo sería vivirlo todo, todos juntos. Sentimos que son momentos tan duros como necesarios. Vivimos.
Los sentimientos afloraron. Nos rodeaban. No cabían en nosotros. Era un momento inmensamente feliz e inmensamente triste. Era un momento lleno de pasado y de futuro. Era un momento de sonrisas y lágrimas en proporciones descomunales. Era un momento lleno de vida.
Y entoces el mar, avergonzado, se hizo pequeño ante nosotros. Su inmensidad no fue suficiente. La espuma de las olas... el placentero ruido de fondo... la arena mojada... tus pies... tu sonrisa ner…