Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2009

Los desperfectos

¡¡Estamos de enhorabuena!!


El 2.010 llega con una gran noticia para los Luna Reche. Nuestro hermano mayor saca a la luz su primera publicación. Sí sí, el poeta Martín Lucía (mi hermano, para aquellos que no lo supiesen a estas alturas) nos sorprende con su primer libro de poemas: Los desperfectos. Todos tenemos mucha ilusión puesta en este primer gran proyecto. 


En Enero será la presentación oficial. Ya os daremos fecha, hora y lugar exacto para que nos acompañéis en vivo y en directo.


De momento, para abrir boca os dejo con la "promo".




Saludos.


 ¡Por un 2.010 lleno de sonrisas ... y publicaciones! ¡¡Felicidades poeta!! Jueves 31 de enero de 2.010

Treinta y seis escalones

Treinta y seis escalones de lucha desaforada entre alegría y tristeza , de compañía en la más mísera de las soledades, de miedos insospechados, de recuerdos grabados a fuego. Treinta y seis escalones que nos han visto querer, llorar, reír, luchar, callar, abrazar, mirar, compartir, preguntar, y esperar y esperar y esperar. Treinta y seis escalones que han sido capaces de oír el silencio de varias almas que protestaban incrédulas al unísono, que han sido testigos de la simplicidad de la amistad, de la generosidad más sincera, del comportamiento más autómata.
Treinta y seis escalones que han presenciado, segundo a segundo, a unos padres sencillamente invencibles, inmejorable espejo en el que mirarnos algunos novatos.
Treinta y seis escalones que a algunos nos han ayudado a comprender que la vida es  incomprensible y a amaros aún más de lo que estas palabras o cualquieras otras pudieran llegar a expresar.
Treinta y seis escalones de unión que ya no podrán ser nunca desandados.
A José y Margar…

Cinco coma siete

Hace cinco coma siete centímetros el presente solo sabía convertirse en pasado. Aquí y ahora, no eran más que la antesala del allí y antes. 
Ahora, cinco coma siete centímetros después, el presente pasa de puntillas, sin hacer ruido, sabiendo de su papel secundario en pro de un futuro capaz de teñir hasta el más inmemorable de los pasados. Aquí y ahora no es más que el telonero de allí y  después. 
Y es que llega un día en que las horas y los minutos sirven tan solo para contarlas hacia atrás. 
Y es entonces cuando el tiempo deja de ser lo ya vivido y pasa a ser lo aún por vivir. 

Sentimientos en segunda persona.  Domingo 06 de diciembre de 2010