14 de agosto de 2017

Paola 6

Allí donde la vida te lleve, rubia mía, me encontrarás. Nunca habrá condiciones para seguir amándote, ni para seguir protegiéndote mientras tu sonrisa me desarma.

Te veo dormir y me siento en paz y en deuda contigo. No hay mayor sentimiento de bondad que el que tú desprendes, no hay mayor sensación de plenitud que la que encuentro a tu vera.

Más le vale a la vida tener muchas cosas bonitas preparadas para ti.

¡Felicidades rubia! 


¡Que te quiero yo a ti un millón!
Lunes 14 de agosto de 2017

13 de agosto de 2017

Sabiendo de miedos...

Marcaste nuestro camino, regalándonos la oportunidad de resurgir desde la sonrisa abatida. Todo era proyecto, necesidad de acercar el futuro, de convencer al reloj para volver a la vida, para revivir, cuando apenas sobrevivíamos.

Hoy la vida, nuestra vida, recompuesta desde el miedo, nos da la razón que nunca nos había quitado. Y nos ofrece un regalo doblemente sabroso: la posibilidad de ser valientes habiendo conocido el miedo, la posibilidad de deleitarnos en nuestro paraíso habiendo vivido nuestro propio infierno.

Y entonces una imagen se presenta ante mí en modo de recompensa. Y todo se detiene por un instante. Y desde la añoranza mas sentida advierto que ante mis ojos, en ese preciso momento, se exhibe la pura imagen de la victoria. Porque así me siento, así se siente quien ha conseguido (re)crear tanto aun cuando (casi)todo fue derrumbado por la imparable sacudida del desánimo.

No paré de repetírmelo. Vivir mi presente contigo para vivir tu vida en mí. Y en tu madre. Y en cada uno de tus hermanos, con mil cachitos de tu ser en sus entrañas, con mil trocitos de tu corazón en sus pechos. Y así, todos estamos hechos de pedacitos de ti...



de tu voz, de andar, 
de cada despertar,
del reír del caminar..."
(Antonio Orozco. "Pedacitos de ti")

Domingo 13 de agosto de 2017

2 de agosto de 2017

Martín 3

Duermes en mi pecho buscando proteger tu corazón sin saber que es el mío el que queda protegido. Ahí me hallo, anestesiado, intentando disfrutar ese momento de latidos acompasados. Y entonces me hago consciente de todo lo que la muerte me robó, mientras disfruto todo lo que la vida me está regalando.

Felicidades tunante mío. No pierdas nunca la virtud de hacer sonreír a quien a tu lado se encuentra.
 



Martes 1 de agosto de 2017