Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2016

20 semanas en punto.

Camina el tiempo rodeado de hermosura canalla. Y así, la misma vida, la vida misma, insiste en exhibirse tímida o portentosa desde su su rinconcito, según los ojos que la miren, según las retinas en las que se guarde.
Y una noche de sofá, cuando crees que es una noche más, otra, esta vida rompe la rutina para convertirla en única, memorable. Y aparece la vida misma, la misma vida, entonces, portentosa, recordándote la belleza de lo sencillo, la hermosura de un detalle.
20 semanas en punto.
Encantado con tu saludo, hijo mío. Ya solo nos queda la mitad del camino.
Leo Luna Molina. Domingo 18 de septiembre de 2016

Seis "diezdeseptiembres" después

Aquí me hallo. Con mi pellizco en este corazón de fuertes remiendos que me da vida.  Hay suturas más sólidas que lo aún no dañado.
Un poquito de aquel maldito 10 de septiembre queda en mi inconsciente, por supuesto. Y no pienso borrarlo. Son lágrimas necesitadas que aún viajan del inconciente a la conciencia, de lo involuntario a lo voluntario, del no olvido al recuerdo recordado. Y que ahí quede por siempre. Mi hijo. Su recuerdo. Que siga ahí invitándome a ver la vida desde el lado que debo verla.
Porque se trata de eso. De hacer consciente lo inconsciente cada vez que lo necesite. De dominar los recuerdos para poder vivir alegremente disfrutando de la vida que siempre quise tener. Con ellos, mis tres motores principales, y con el resto.





Hoy es 10 de septiembre y ya casi no hablamos de tristeza. Seis años hace que nuestro avión, como me dijo mi mujer saliendo del crematorio de Coria del Río, se posicionó en la pista de despegue. Seis "diezdesetiembres" hace ya que lloraba cami…