30 de agosto de 2015

Carta abierta a Antonio Lozano y Dolores en sus Bodas de Plata.

Parecía un día cualquiera, un entrenamiento cualquiera, un ejercicio cualquiera.

Era mi turno. Recuerdo que el ejercicio acababa con unos metros de velocidad. “Hasta donde yo estoy”, nos decías. Como todos mis compañeros, intentando arañar algo de esfuerzo en el ejercicio, empecé a frenar unos metros antes de la línea final. Me miraste. Nos apartamos del grupo. Y me comentaste, más como padre deportivo que como entrenador:

“Si el trabajo termina aquí, tú siempre un poquito más, unos pasitos más, unos metros más… en este ejercicio y en cualquier cosa que hagas en tu vida”.

Hace más de dos décadas que esas palabras quedaron a fuego grabadas en mi conciencia. Posiblemente no te acuerdes de aquello. Pero ese consejo ha ido y venido conmigo desde entonces.  

Le debemos mucho al fútbol. Muchos de aquí sabéis que no exagero. Otros, otras, pensaréis que no es más que un vicio de unos cuantos descerebrados. No os engaño. Hablo con el corazón en la mano sacando palabras desde mis entrañas. El fútbol es la excusa. O el tiento, según se mire. Las personas somos el motivo. Las amistades hechas en un vestuario son de una pureza tal que se presumen casi imposibles de derrumbar. Como si nada, el fútbol, el vestuario, te dona  la oportunidad de conocer a las personas en la útil derrota y en la retratante victoria, te ofrece la oportunidad de aprender a ser humilde aún manejando metas ambiciosas, de desarrollarte individualmente formando parte de un grupo. Te obsequia, por tanto, un escaparate sin igual en el que elegir quién quieres que esté en tu vida.

Hace más de dos décadas que el fútbol me hizo amigo de un hombre bueno, sensato y honrado. Que supo conocerme como casi nadie y proyectar su pasión por el fútbol en mí. Un defensor nato de la educación deportiva, el maestro que me enseñó, que enseñó a sus chavales, a ser honrados por encima de cualquier gloria. Un hombre que supo hacerme entender que la elegancia y la victoria, que la derrota y la dignidad siempre van de la mano cuando la pasión subyace en ellas.

Hoy me siento una persona dichosa por estar aquí, con mi familia, resintiendo que una de las personas que marcaron mi camino vuelve a ofrecerme, a ofrecernos a todos, la posibilidad de comprender que la pasión y el amor deben ser el paisaje común que tengan todos y cada unos de los caminos que transitemos. La música que debe sonar en todos nuestros bailes. Lo verdaderamente importante.

Recibo, de nuevo, un valiosísimo aprendizaje de tu parte, de vuestra parte, que hoy, a diferencia de aquel, sí voy a agradecerte con un sincero y sentido:



Gracias Antonio, Gracias Dolores. Te quiero. Os quiero.


Sábado 29 de agosto de 2015

17 de agosto de 2015

La felicidad.

La felicidad es escurridiza y azarosa. No se compromete con nadie. Lo mismo está contigo que se marcha lejos. O cerca, quizás, pero bien escondida a la vista de todos.

Porque la felicidad es una mujer. Y como a ella, le gusta dejarse cortejar poco a poco, dejarse conquistar mostrándose imaginativa e ilusionada, regalándote gotitas de esencia... dejándote siempre con ganas de más.

Sabía que volverías con nosotros algún día no muy lejano, porque estuvimos empeñados en ti. No resultó nada sencillo encontrarte, ni alcanzarte y mucho menos retenerte. Pero volviste. Te (con)vencimos.

Porque como mujer que eres, tras tus caprichosos caprichos, se impuso tu necesidad de encontrarte anidando entre corazones genuinos que, a la fuerza, aprendieron a comprenderte y conocerte, a  conocerte y comprenderte.

Nunca supe echarte de más, porque siempre supe que no me sentaría a echarte de menos.

Reflexión con vistas al mar.
Lunes 17 de agosto de 2015

14 de agosto de 2015

Paola 4

Rubia mía, tras todo, si tu madre y yo hubiésemos pintado una hija, no hubiese salido tan bonita como tú.

La Naturaleza dice que te dimos la vida... ¿¡qué sabrá ella de escribir la palabra ilusión en el horizonte; de asesinar un cachito de tristeza en cada puesta de sol; de robar, de esconder, de regatear, de jugar a vivir!?

¿Cuánta exactitud cabe en tu corazón? 

¿Cuánto amor seré yo capaz de expresar con palabras?

No crezcas tan rápido chochete mío, que yo necesito tu inocencia.
Felicidades Paolichi. Te quiero.

Viernes 14 de agosto de 2015

Aquello, era esto.

Aquel 17 de octubre parecía rubricar el camino elegido. La búsqueda de la compleción de algo que en sí mismo ya era completo. Por decirlo d...