25 de junio de 2013

Demasiada vida en mí y en ti.

Llegó ese pellizco en el pecho que de nada depende y a todo se debe. Un pellizco acompañado de soledad, de suspiros que expulsan la tristeza de quien llora lágrimas secas mientras sonríe a la vida, como el mimo que espera una muestra de gratitud con el frío en los bolsillos. Vuelven esos gritos sin eco que desde las vísceras parten a ningún lugar, sin atravesar pulmones ni garganta. Hay demasiada vida en mí para recordar con tristeza el mejor día, me digo mientras mis ojos se inundan de recuerdos. 

25 de junio. Siento igual que ayer, pero no puedo evitar que hoy sea un día diferente; distinto a los demás. 

Martes 25 de junio de 2013

Cada vez

Cada vez hace mas tiempo del 10 de septiembre y cada vez resulta todo más confuso. El mismísimo tiempo, que te aleja de aquellos oscuros re...