17 de octubre de 2015

Mi alma, tu beso y la desnudez

Tu mirada me desnudó. Apresó mi alma con la suavidad de quien ya conocía el amor puro.

Te recibí. Tu deseo, mi deseo, amor a fuego lento. Nuestras sonrisas ya perpetuadas.

Navegué... navegué mientras mi mente navegaba. Reí mientras mi mente reía. Te besé... te besé mientras mis labios te besaban.

Así fuimos. La eternidad de una sonrisa a ti debida, amor. Tu felicidad acariciando mi recuerdo. Algarabía y alboroto.
 
Temblamos cediendo el control. Incrédulos. Limpios nuestros pechos. Ocupado tu vientre. Vacío el rastro del olvido. Alojada tu sonrisa en la mía. Completos de amor. Todo listo al fin.

Y entonces pensé como ahora pienso:

Amor, balbucéame nuestra palabra amor mientras tus ojos me gritan y desprende mis sentidos. Recogeré valeroso tu requiebro limpio de tristeza. Porque si tu voz rompe, mi amor, vuelvo a aquel octubre y mi alma se desnuda en tus labios. Porque si tu voz rompe, mi amor permanece.

Te quiero tanto...
6 años rozando su nombre.
6 años balbuceando nuestra palabra amor.
17 de octubre de 2015

Aquello, era esto.

Aquel 17 de octubre parecía rubricar el camino elegido. La búsqueda de la compleción de algo que en sí mismo ya era completo. Por decirlo d...