Ir al contenido principal

Que digo yo una cosa...

Ahora está otra vez en el candelero el tema de la eutanasia, del derecho a morir dignamente enfrentado con la necesidad, conveniencia, obligación de someternos a los designios de ser un superior, quizás caprichoso, quizás benevolente, quizás egoísta, quizás todopoderoso, quizás existencia, seguro invento.


En este tema, igual que en mucho otros, tengo demasiadas preguntas y pocas respuestas. La Iglesia, creo que demasiado lejos de Jesús, el humano o el divino (quédate con el que prefieras), se equivoca metiéndose en todos los charcos. La Iglesia, de la creencia que sea, no es más que una asociación de personas, con más o menos poder, con más o menos acierto, con más o menos historia. Solo, una asociación de personas que trabajan, creen, luchan por algo, ya sea por promover la palabra de su Dios, ya sea por ayudar a personas necesitadas, ya sea por manejar el cotarro del mundo político o ideológico. Y como tal, en mi opinión, siempre en mi opinión, la Iglesia como Asociación debe dirigirse a sus asociados, a sus miembros, a aquellos que comulgan con sus ideales.


Dejen de intentar manejarnos la vida a aquellos que no creemos, a aquellos que pensamos que Dios no es más que un invento del hombre por no saber explicar lo inexplicable, por no saber aceptar ni comprender que somos hoy, pero que mañana no seremos; que llegará un día en el que dejaremos de ser y, simplemente, ya no estaremos... igual que no estuvimos hace tiempo. Dejen de intentar manejar nuestras vidas, marcarnos líneas únicas de pensamiento o de actuación. A mi nunca se me ocurriría intentar adoctrinar a nadie en mi forma de pensar. Eso sí, opinar siempre, aunque, 2000 años después, la sociedad prefiera no pensar y seguir la línea marcada.


El peligro de buscar es que un día vas y lo encuentras.

Cabeza, ¿y si Dios no existiera?
Sábado, 7 de febrero de 2009

Comentarios

ML ha dicho que…
Pero aún, ¿y si existe? ¿Por qué tanto dolor?

Entradas populares de este blog

7 diez de septiembres.

Hoy echo de menos lo que nunca tuve. Me afano por recordar cosas que en mi vida no pasaron, sonrío a la sombra del árbol que nunca creció.
Hoy hace ya 7 años que murió mi Samuel (¡cómo pasa el tiempo!). Y ando en ese momento de disfrutar de la vida que labramos aquellos días de difícil digestión.
Y me doy cuenta que el 10 de septiembre, más que un día triste, es un día en el que enorgullecerme, enorgullecernos, de tantas cositas conseguidas. Es un día para ser agradecidos, para no cansarnos de dar las gracias a todos aquellos que tanto bien nos hicisteis en aquellos días, semanas, meses... de naufragio. Un día para pararte en seco, volver a secarte las lágrimas por enésima vez, y admirar el paisaje en movimiento de una vida trazada a fuego, a pasito lento, con mucho trabajito en cada metro avanzado, en cada piedra colocada en forma de sonrisa ofrecida.


Un 10 de septiembre más en el que convertir la tristeza en ganas de vivir feliz, porque nunca habrá mejor manera de honrarte a ti, hijo m…

Juan Reyes Luna

En ti todo es inicio: el amor, la alegría, la ilusión, la inocencia.Así, sin saberlo, llegas para seguir llenándonos de esa bonita felicidad que, no por buscada, completa la hermosura del suspiro que de cada mirada de tu madre nace. Duerme tranquilo, pequeño; ríe tranquilo, pequeño; vive tranquilo, pequeño, que eso que sientes es el amor verdadero de tu familia; los mejores asideros posibles para vivir la vida, para sentir tu vida.¡Bienvenido, chiquinino! Y ya van 12...



De nuevo, el Doctor Reza Hosseinpour

Empezó pidiéndonos permiso para tutearnos. El Dr. Reza Hosseinpour, una eminencia mundial en cirujía cardiovascular infantil, un mago que regatea a la muerte ajena, nos pedía permiso para tutearnos. Tenía el ordenador apagado, nada sobre la mesa y a las cinco y media, hora de la cita, salió del despacho para ver si estábamos. Pequeños detalles. Yo los miro mucho, porque los valoro mucho. El Doctor, permítanme que lo escriba siempre en mayúsculas, nos estaba esperando dispuesto a regalarnos su tiempo.

Fue una bonita y útil conversación. Acudimos a su despacho con la simple intención de agradecerle todo lo que hizo por nuestro hijo y todo lo que hizo por nosotros.

Es evidente que a veces no hay culpables. A veces hay muertes inevitables. Al menos en el aspecto concreto. En la hipótesis de lo abstracto seguramente esto no quede tan claro y los límites se tracen algo más difuminados.

Estuvimos una hora y cuarto en su despacho. Fuimos para presentarle a nuestra familia. A nuestros tres pequ…