Ir al contenido principal

Hijos e hijas sin manual de instrucciones (VI). Epílogo

En fin, para cerrar este pequeño capricho solo me queda resaltar algunas cosillas que creo imprescindibles para hacer más llevadero todo este proceso de criar, educar, formar, instruir... ¿cuál será la palabra correcta?.

Seré concreto.

Uno. Lo más importante de todo: el amor, el cariño. Sin esto, todo lo demás carecería de sentido.

Dos. Usemos el sentido común, ¡siempre!. Es nuestra mejor arma. Es el mejor libro en el que buscar y encontrar respuestas a mis preguntas como padre, a mis dudas cuando tomo decisiones.

Tres. Exige, porque tienen derecho a ser exigidos.

Cuatro. No rehuyas el conflicto. Afróntalo desde el sentido común. Con la firmeza que te da ser tú quien debe poner siempre los límites, unos límites coherentes e inflexibles. No caigamos en lo que Emilio Calatayud denomina algo así como el mal de la democracia joven... no nos dé miedo poner límites. Poniendo límites no somos padres dictadores, somos padres, y de eso se trata... de ejercer como tal. Amigos ya tiene. Amigas ya tiene. Padres, solo nosotros. Recuerda: heteronomía vs autonomía moral.

Cinco. Ten cuenta que muchas veces los críos pueden portarse mal para que les echemos cuenta. Así de sencillo. Y que muchas veces, al castigarlos, estamos reforzando positivamente la conducta, por más que nuestra intención sea la contraria.

Seis. Sé concreto, cuanto más, mejor. Huye de lo abstracto cuando hables con tu niño, con tu niña, sobre todo cuando son pequeños. No le digas: "¡tienes que portarte bien!". ¿Eso qué significa para ti?. ¿Qué significa para él?. ¿Tenéis la misma definición de portarse bien? "No le pegues a tu hermano", "recoge tus juguetes", "cómete la merienda" o "termina tus deberes" sí son órdenes concretas y difícilmente malinterpretables... al menos en teoría.

En fin que no quiero ser pesao...

Al menos me ha servido para aclararme y obligarme a desempolvar algunas cosillas de la carrera. ¡Qué pena estudiar tanto para que todo se olvide tan pronto!

Lo dicho. No invento nada.
Solo resumo, aglutino, sintetizo.

07 de febrero de 2008

Comentarios

Entradas populares de este blog

7 diez de septiembres.

Hoy echo de menos lo que nunca tuve. Me afano por recordar cosas que en mi vida no pasaron, sonrío a la sombra del árbol que nunca creció.
Hoy hace ya 7 años que murió mi Samuel (¡cómo pasa el tiempo!). Y ando en ese momento de disfrutar de la vida que labramos aquellos días de difícil digestión.
Y me doy cuenta que el 10 de septiembre, más que un día triste, es un día en el que enorgullecerme, enorgullecernos, de tantas cositas conseguidas. Es un día para ser agradecidos, para no cansarnos de dar las gracias a todos aquellos que tanto bien nos hicisteis en aquellos días, semanas, meses... de naufragio. Un día para pararte en seco, volver a secarte las lágrimas por enésima vez, y admirar el paisaje en movimiento de una vida trazada a fuego, a pasito lento, con mucho trabajito en cada metro avanzado, en cada piedra colocada en forma de sonrisa ofrecida.


Un 10 de septiembre más en el que convertir la tristeza en ganas de vivir feliz, porque nunca habrá mejor manera de honrarte a ti, hijo m…

Juan Reyes Luna

En ti todo es inicio: el amor, la alegría, la ilusión, la inocencia.Así, sin saberlo, llegas para seguir llenándonos de esa bonita felicidad que, no por buscada, completa la hermosura del suspiro que de cada mirada de tu madre nace. Duerme tranquilo, pequeño; ríe tranquilo, pequeño; vive tranquilo, pequeño, que eso que sientes es el amor verdadero de tu familia; los mejores asideros posibles para vivir la vida, para sentir tu vida.¡Bienvenido, chiquinino! Y ya van 12...



De nuevo, el Doctor Reza Hosseinpour

Empezó pidiéndonos permiso para tutearnos. El Dr. Reza Hosseinpour, una eminencia mundial en cirujía cardiovascular infantil, un mago que regatea a la muerte ajena, nos pedía permiso para tutearnos. Tenía el ordenador apagado, nada sobre la mesa y a las cinco y media, hora de la cita, salió del despacho para ver si estábamos. Pequeños detalles. Yo los miro mucho, porque los valoro mucho. El Doctor, permítanme que lo escriba siempre en mayúsculas, nos estaba esperando dispuesto a regalarnos su tiempo.

Fue una bonita y útil conversación. Acudimos a su despacho con la simple intención de agradecerle todo lo que hizo por nuestro hijo y todo lo que hizo por nosotros.

Es evidente que a veces no hay culpables. A veces hay muertes inevitables. Al menos en el aspecto concreto. En la hipótesis de lo abstracto seguramente esto no quede tan claro y los límites se tracen algo más difuminados.

Estuvimos una hora y cuarto en su despacho. Fuimos para presentarle a nuestra familia. A nuestros tres pequ…