Ir al contenido principal

Hijos e hijas sin manual de instrucciones (IV). Hablemos de los castigos (parte 2)

¿Qué tener en cuenta para aumentar la eficacia de un castigo? Por ejemplo:

  1. Nunca amenazaremos con un castigo que sabemos a ciencia cierta que no vamos a cumplir (muchas veces porque ni aunque quisiéramos podríamos aplicarlo). En esta bendita tierra, cuna de la exageración entre otras virtudes, somos muy dados a esto. Como no te comas las lentejas te vas a pegar sin ver la calle hasta que cumplas los 18. Eso te lo juro yo como Pepe que me llamo... O haces los deberes o te quedas sin Reyes... ¿te suena?.
  2. Aplicar hasta el final el castigo una vez impuesto. Y esto aunque el niño o niña patalee, llore, grite, se enfade, de la lata, etc. No te preocupes que no crecerá con un trauma por cumplir sus castigos, siempre que estos cumplan el requisito del siguiente punto.
  3. Debe ser proporcionado al mal comportamiento. Aquí el sentido común, la coherencia entre padre, madre, abuelos, abuelas, maestro o maestra, etc., se antoja muy importante.
  4. Aplicar el castigo inmediatamente después del mal comportamiento. El castigo pierde eficacia si se refiere a acciones pasadas. Más aún cuanto menor sea el niño o niña.
  5. Castigo corto e intenso. Siempre entendido esto desde el prisma del sentido común al que tanto apelamos. El castigo pierde su eficacia si el castigado se acostumbra a la situación de castigo.
  6. El castigo debe ser castigo ante los ojos del niño o niña, no solo ante los ojos del adulto. Un niño no puede ser castigado en su cuarto, porque allí es donde están todos sus juguetes. Eso es casi un premio. Por ello las expulsiones del colegio no tienen ninguna eficacia, porque si los mandamos a casa acaban jugando a la Play o en los recreativos del barrio. Para castigos, las tareas comunitarias que ayudan a colectivos sociales necesitados, por ejemplo.
  7. El niño debe tener claro por qué se le castiga y en qué consiste el castigo. Explicarle a un niño por qué lo castigamos no es mano blanda; es aclararle al niño qué ha hecho mal y por qué merece el castigo. Muchas veces nos asombraremos de cómo los niños se autoimponen castigos más duros que los que tendríamos pensados e incluso como lo acatan.
Hay más claves, claro que sí, pero si ponemos en marcha las aquí recogidas, seguro que mejoraremos nuestra relación con los menores y les mostraremos que sus actos tienen consecuencias y que, como responsables, tienen que acarrear con ellas. Esto es lo que le exigirá la sociedad cuando sea adulto.

"Niños pequeños:problemas pequeños.
Niños mayores:problemas mayores"
D. Emilio Calatayud
(Juez de menores de Granada)
10 de enero de 2008

Comentarios

Entradas populares de este blog

7 diez de septiembres.

Hoy echo de menos lo que nunca tuve. Me afano por recordar cosas que en mi vida no pasaron, sonrío a la sombra del árbol que nunca creció.
Hoy hace ya 7 años que murió mi Samuel (¡cómo pasa el tiempo!). Y ando en ese momento de disfrutar de la vida que labramos aquellos días de difícil digestión.
Y me doy cuenta que el 10 de septiembre, más que un día triste, es un día en el que enorgullecerme, enorgullecernos, de tantas cositas conseguidas. Es un día para ser agradecidos, para no cansarnos de dar las gracias a todos aquellos que tanto bien nos hicisteis en aquellos días, semanas, meses... de naufragio. Un día para pararte en seco, volver a secarte las lágrimas por enésima vez, y admirar el paisaje en movimiento de una vida trazada a fuego, a pasito lento, con mucho trabajito en cada metro avanzado, en cada piedra colocada en forma de sonrisa ofrecida.


Un 10 de septiembre más en el que convertir la tristeza en ganas de vivir feliz, porque nunca habrá mejor manera de honrarte a ti, hijo m…

Juan Reyes Luna

En ti todo es inicio: el amor, la alegría, la ilusión, la inocencia.Así, sin saberlo, llegas para seguir llenándonos de esa bonita felicidad que, no por buscada, completa la hermosura del suspiro que de cada mirada de tu madre nace. Duerme tranquilo, pequeño; ríe tranquilo, pequeño; vive tranquilo, pequeño, que eso que sientes es el amor verdadero de tu familia; los mejores asideros posibles para vivir la vida, para sentir tu vida.¡Bienvenido, chiquinino! Y ya van 12...



De nuevo, el Doctor Reza Hosseinpour

Empezó pidiéndonos permiso para tutearnos. El Dr. Reza Hosseinpour, una eminencia mundial en cirujía cardiovascular infantil, un mago que regatea a la muerte ajena, nos pedía permiso para tutearnos. Tenía el ordenador apagado, nada sobre la mesa y a las cinco y media, hora de la cita, salió del despacho para ver si estábamos. Pequeños detalles. Yo los miro mucho, porque los valoro mucho. El Doctor, permítanme que lo escriba siempre en mayúsculas, nos estaba esperando dispuesto a regalarnos su tiempo.

Fue una bonita y útil conversación. Acudimos a su despacho con la simple intención de agradecerle todo lo que hizo por nuestro hijo y todo lo que hizo por nosotros.

Es evidente que a veces no hay culpables. A veces hay muertes inevitables. Al menos en el aspecto concreto. En la hipótesis de lo abstracto seguramente esto no quede tan claro y los límites se tracen algo más difuminados.

Estuvimos una hora y cuarto en su despacho. Fuimos para presentarle a nuestra familia. A nuestros tres pequ…