Ir al contenido principal

Carta abierta a Antonio Lozano y Dolores en sus Bodas de Plata.

Parecía un día cualquiera, un entrenamiento cualquiera, un ejercicio cualquiera.

Era mi turno. Recuerdo que el ejercicio acababa con unos metros de velocidad. “Hasta donde yo estoy”, nos decías. Como todos mis compañeros, intentando arañar algo de esfuerzo en el ejercicio, empecé a frenar unos metros antes de la línea final. Me miraste. Nos apartamos del grupo. Y me comentaste, más como padre deportivo que como entrenador:

“Si el trabajo termina aquí, tú siempre un poquito más, unos pasitos más, unos metros más… en este ejercicio y en cualquier cosa que hagas en tu vida”.

Hace más de dos décadas que esas palabras quedaron a fuego grabadas en mi conciencia. Posiblemente no te acuerdes de aquello. Pero ese consejo ha ido y venido conmigo desde entonces.  

Le debemos mucho al fútbol. Muchos de aquí sabéis que no exagero. Otros, otras, pensaréis que no es más que un vicio de unos cuantos descerebrados. No os engaño. Hablo con el corazón en la mano sacando palabras desde mis entrañas. El fútbol es la excusa. O el tiento, según se mire. Las personas somos el motivo. Las amistades hechas en un vestuario son de una pureza tal que se presumen casi imposibles de derrumbar. Como si nada, el fútbol, el vestuario, te dona  la oportunidad de conocer a las personas en la útil derrota y en la retratante victoria, te ofrece la oportunidad de aprender a ser humilde aún manejando metas ambiciosas, de desarrollarte individualmente formando parte de un grupo. Te obsequia, por tanto, un escaparate sin igual en el que elegir quién quieres que esté en tu vida.

Hace más de dos décadas que el fútbol me hizo amigo de un hombre bueno, sensato y honrado. Que supo conocerme como casi nadie y proyectar su pasión por el fútbol en mí. Un defensor nato de la educación deportiva, el maestro que me enseñó, que enseñó a sus chavales, a ser honrados por encima de cualquier gloria. Un hombre que supo hacerme entender que la elegancia y la victoria, que la derrota y la dignidad siempre van de la mano cuando la pasión subyace en ellas.

Hoy me siento una persona dichosa por estar aquí, con mi familia, resintiendo que una de las personas que marcaron mi camino vuelve a ofrecerme, a ofrecernos a todos, la posibilidad de comprender que la pasión y el amor deben ser el paisaje común que tengan todos y cada unos de los caminos que transitemos. La música que debe sonar en todos nuestros bailes. Lo verdaderamente importante.

Recibo, de nuevo, un valiosísimo aprendizaje de tu parte, de vuestra parte, que hoy, a diferencia de aquel, sí voy a agradecerte con un sincero y sentido:



Gracias Antonio, Gracias Dolores. Te quiero. Os quiero.


Sábado 29 de agosto de 2015

Comentarios

Entradas populares de este blog

7 diez de septiembres.

Hoy echo de menos lo que nunca tuve. Me afano por recordar cosas que en mi vida no pasaron, sonrío a la sombra del árbol que nunca creció.
Hoy hace ya 7 años que murió mi Samuel (¡cómo pasa el tiempo!). Y ando en ese momento de disfrutar de la vida que labramos aquellos días de difícil digestión.
Y me doy cuenta que el 10 de septiembre, más que un día triste, es un día en el que enorgullecerme, enorgullecernos, de tantas cositas conseguidas. Es un día para ser agradecidos, para no cansarnos de dar las gracias a todos aquellos que tanto bien nos hicisteis en aquellos días, semanas, meses... de naufragio. Un día para pararte en seco, volver a secarte las lágrimas por enésima vez, y admirar el paisaje en movimiento de una vida trazada a fuego, a pasito lento, con mucho trabajito en cada metro avanzado, en cada piedra colocada en forma de sonrisa ofrecida.


Un 10 de septiembre más en el que convertir la tristeza en ganas de vivir feliz, porque nunca habrá mejor manera de honrarte a ti, hijo m…

Juan Reyes Luna

En ti todo es inicio: el amor, la alegría, la ilusión, la inocencia.Así, sin saberlo, llegas para seguir llenándonos de esa bonita felicidad que, no por buscada, completa la hermosura del suspiro que de cada mirada de tu madre nace. Duerme tranquilo, pequeño; ríe tranquilo, pequeño; vive tranquilo, pequeño, que eso que sientes es el amor verdadero de tu familia; los mejores asideros posibles para vivir la vida, para sentir tu vida.¡Bienvenido, chiquinino! Y ya van 12...



De nuevo, el Doctor Reza Hosseinpour

Empezó pidiéndonos permiso para tutearnos. El Dr. Reza Hosseinpour, una eminencia mundial en cirujía cardiovascular infantil, un mago que regatea a la muerte ajena, nos pedía permiso para tutearnos. Tenía el ordenador apagado, nada sobre la mesa y a las cinco y media, hora de la cita, salió del despacho para ver si estábamos. Pequeños detalles. Yo los miro mucho, porque los valoro mucho. El Doctor, permítanme que lo escriba siempre en mayúsculas, nos estaba esperando dispuesto a regalarnos su tiempo.

Fue una bonita y útil conversación. Acudimos a su despacho con la simple intención de agradecerle todo lo que hizo por nuestro hijo y todo lo que hizo por nosotros.

Es evidente que a veces no hay culpables. A veces hay muertes inevitables. Al menos en el aspecto concreto. En la hipótesis de lo abstracto seguramente esto no quede tan claro y los límites se tracen algo más difuminados.

Estuvimos una hora y cuarto en su despacho. Fuimos para presentarle a nuestra familia. A nuestros tres pequ…