Ir al contenido principal

Adiós fútbol. Y gracias.

Así me voy. Con mi mano en el pecho. Con mi sonrisa en la cara. Con mis ojos inundados de recuerdos, con mis entrañas gritando ¡gracias!... y con mi corazón lleno de penita, llenito de pena.

Agradecido a los tres equipos de mi vida: 12 temporadas en la AD Los Mares, 13 temporadas capitaneando el CD Pino Montano y mis 3 últimos años en el Atlético Algabeño. En los tres he dejado mi alma. De los tres me llevo el incondicional amor, el respeto por lo humilde, por el trabajo, por la constancia, por el afán de superación.

Hacerse hombre con una pelota entre los pies, llorar una amarga derrota en el hombro de un compañero, saborear un ascenso entre amigos, encontrar un abrazo sin buscarlo, un elogio, una enseñanza en cualquier esquina desposeída, desesperanzada. Barro en los ojos; pelotazos en la espalda con ese mítico Mikasa en una fría y desangelada mañana en Bellavista; doce locos defendiendo un sentimiento, unos colores, un escudo un Domingo de Ramos a las 5 de la tarde en Herrera; miedo en desagradables encerronas premeditadas por insensatos; roturas de ligamentos; de fibras; de dientes. No cambio nada. Todo me ha hecho como soy. 

Entrenadores que me han educado, que han sumado en mi vida, cada uno a su forma. Que me enseñaron a sentir, a comprometerme, a ser hombre y llorar sin taparme la cara. Antonio Lozano, Rinat Dassaev, Juan Manuel Salazar, José Antonio Reyes, Diego Tristán... gracias por cada segundo de confianza, por cada charla personal, por cada pregunta, por cada ratito dedicado. 

Me llevo compañeros, alguno de ellos rivales, con los que compartir recuerdos. Guardo amigos de verdad: esa gente que no es necesario ver todos los días para saber que tienen un hueco en mi vida, que tengo un hueco en la suya.... Y gano un compadre. ¡Qué más se puede pedir!

Hay que saber decir hasta aquí cuando el sabor de boca sigue siendo agradable, para que quede un bonito y bello recuerdo de todo. Salir en un momento dulce, cuando quizás aún queden cosas por aportar, cuando aún hay puertas abiertas... tan aconsejable como difícil, tan gratificante en el futuro como ingrato en el presente.

Elegir el final sin que el final te elija a ti. De eso se trata. 

¡Gracias fútbol!

Y ahí estáis vosotros
Tú, esposa mía.
bañándolo todo con tu amor y respeto.
Llevándome de la mano.

Y mis padres,
sacrificando tanto por mí.
¡Os quiero mucho!
Y mis hermanos, 

en especial tú, AJ, 
por demostrarme tanto amor.

¡Os quiero tanto!
Miércoles 21 de mayo de 2014

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No te acordaras de mi, hice una pretemporada contigo en pino montano y como capitan eras muy grande. Suerte en tus futuros retos, espero verte en lls banquillos

Entradas populares de este blog

7 diez de septiembres.

Hoy echo de menos lo que nunca tuve. Me afano por recordar cosas que en mi vida no pasaron, sonrío a la sombra del árbol que nunca creció.
Hoy hace ya 7 años que murió mi Samuel (¡cómo pasa el tiempo!). Y ando en ese momento de disfrutar de la vida que labramos aquellos días de difícil digestión.
Y me doy cuenta que el 10 de septiembre, más que un día triste, es un día en el que enorgullecerme, enorgullecernos, de tantas cositas conseguidas. Es un día para ser agradecidos, para no cansarnos de dar las gracias a todos aquellos que tanto bien nos hicisteis en aquellos días, semanas, meses... de naufragio. Un día para pararte en seco, volver a secarte las lágrimas por enésima vez, y admirar el paisaje en movimiento de una vida trazada a fuego, a pasito lento, con mucho trabajito en cada metro avanzado, en cada piedra colocada en forma de sonrisa ofrecida.


Un 10 de septiembre más en el que convertir la tristeza en ganas de vivir feliz, porque nunca habrá mejor manera de honrarte a ti, hijo m…

Juan Reyes Luna

En ti todo es inicio: el amor, la alegría, la ilusión, la inocencia.Así, sin saberlo, llegas para seguir llenándonos de esa bonita felicidad que, no por buscada, completa la hermosura del suspiro que de cada mirada de tu madre nace. Duerme tranquilo, pequeño; ríe tranquilo, pequeño; vive tranquilo, pequeño, que eso que sientes es el amor verdadero de tu familia; los mejores asideros posibles para vivir la vida, para sentir tu vida.¡Bienvenido, chiquinino! Y ya van 12...



De nuevo, el Doctor Reza Hosseinpour

Empezó pidiéndonos permiso para tutearnos. El Dr. Reza Hosseinpour, una eminencia mundial en cirujía cardiovascular infantil, un mago que regatea a la muerte ajena, nos pedía permiso para tutearnos. Tenía el ordenador apagado, nada sobre la mesa y a las cinco y media, hora de la cita, salió del despacho para ver si estábamos. Pequeños detalles. Yo los miro mucho, porque los valoro mucho. El Doctor, permítanme que lo escriba siempre en mayúsculas, nos estaba esperando dispuesto a regalarnos su tiempo.

Fue una bonita y útil conversación. Acudimos a su despacho con la simple intención de agradecerle todo lo que hizo por nuestro hijo y todo lo que hizo por nosotros.

Es evidente que a veces no hay culpables. A veces hay muertes inevitables. Al menos en el aspecto concreto. En la hipótesis de lo abstracto seguramente esto no quede tan claro y los límites se tracen algo más difuminados.

Estuvimos una hora y cuarto en su despacho. Fuimos para presentarle a nuestra familia. A nuestros tres pequ…