Ir al contenido principal

"He tenido su corazón en la mano"

Aquí os dejo, cronológicamente, los emails cruzados entre mi mujer y el cirujano cardiovascular que operó a Samuel. Saquen sus propias conclusiones. Él primero es el que me escribe mi mujer para contármelo.



--

Hola marido,

sabes ayer no sé por qué leí tu blog, tal vez porque pensaba en todo lo vivido... y volví a leer el post que le dedicas al doctor Reza. Sentí la necesidad de darle las gracias otra vez y me dije por qué no?? Así que busqué en google su email y se lo hice llegar. La verdad es que no sabía si lo leería, si le llegaría como spam o simplemente tendría muchos correos y se perdería... pero esta mañana me he encontrado una grata sorpresa en mi correo. Te lo mando. Sin dudarlo, creo que ha sido el mejor médico que pudo tener Samuel.


Llevo toda la semana recordando aquellos días... supongo que aunque siempre sientas la misma tristeza las fechas sí que hacen pensar un poco más... al menos a mí me pasa.


Bueno marido te dejo, que tengas un buen día TQM.


Un beso"

--


"Hola Doctor,


mi nombre es Lidia Molina, seguro no me recuerda aunque yo jamás podré olvidarlo a usted. El 8 de septiembre de 2010 intervino a mi hijo afectado de una grave cardiopatía, una intervención dura aunque no fue suficiente. Tras dicha operación y después de dos días que solo hacía empeorar vio usted que aun tenía otra cardiopatía más. Samuel Luna Molina, ese era su nombre, murió el 10 de septiembre de 2010. Después de dos años sigo pensando lo mismo: que tuvimos la suerte de tener un gran doctor tanto a nivel profesional como a nivel personal. Porque hay palabras que alivian, que permiten llevar este duro trago pero solo con dolor, única y exclusivamente dolor, sin ningún tipo de culpa.


Aunque en ese momento le dimos las gracias hoy no sé por qué he necesitado hacérselas llegar, por ello me he decidido buscar su email y escribir estas palabras. También le puedo decir que dos años después ya tengo una pequeña que tiene un añito y que está sana. Y aunque llevo esa pena en mi corazón soy muy feliz.


Tal vez le guste leer una entrada en el blog de mi marido en el que expresa su agradecimiento hacia su persona http://mlreche79.blogspot.com.es/2012/04/reza-hosseinpour.html


De todo corazón, gracias por todo.


Un saludo,


Lidia Molina Sanz"


--


"¡Hola Lidia!


Usted no puede hacerse ni la menor idea hasta que punto me acuerdo de Samuel. Claro que me acuerdo, y también de usted. ¿Cómo voy a olvidar aquella tragedia? Me acuerdo como si fuera ayer. Los que suelo olvidar son mis grandes éxitos... pero mis fracasos jamás. Y aquel fue un fracaso mío. No conseguí salvar su vida, por mucho que intenté... por mucho que luché. Pienso a menudo en Samuel. Me acuerdo que pesaba solo 4,3 kilos. Eso no me gustaba. Cirugía tan compleja intracardíaca prefiero hacer por encima de los 5-6 kilos. Pero no podíamos esperar más, ya que no iba bien (no iba a ganar más peso por fallo cardíaco). Tenía que intervenir. Me acuerdo de la forma grave de su cardiopatía. Me acuerdo de las particularidades de cada esquina de su corazón. He tenido su corazón en la mano. Me acuerdo de todo, y especialmente de las dificultades. Sí, que pienso mucho en él... con tristeza... con nostalgia... con rabia hacia mí mismo por no haber podido salvarle la vida... y sobre todo como una lección de humildad y humanidad. También pienso en Samuel cada vez que opero a un niño con truncus arterioso (la malformación de la que padecía Samuel). Es curioso, he operado a muchos niños con esta malformación con muy buenos resultados pero nunca pienso en ninguno de ellos. Generalmente, apenas me acuerdo de ellos. Me acuerdo de Samuel, y pienso en él. Su alma está conmigo cada vez que opero a alguien con truncus arterioso. Curiosamente, me sirve de guía. No sabemos lo que va a pasar después de la vida. Pero sí es que le voy a ver otra vez cuando me tocara irme de este mundo, se lo comentaré y le daré las gracias.


Gracias también a ustedes por ser tan amables.


Su servidor.


Reza Hosseinpour".

--

¿Qué decir después de esto?


 
Impresionante
Jueves 13 de septiembre de 2012

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Buenas noches
El sábado pasado vi un reportaje en canal sur donde salía una niña con una cardiopatía grave que había sido operada por el doctor Reza, al igual que mi hijo. Entonces decidí buscar su nombre en el google porque se me removieron muchas cosas por dentro. El leer el email que escribe el doctor me ha recordado su gran humanidad y cercanía Parece que lo estoy viendo en el hospital, siempre con palabras de ánimo y una sonrisa en los labios.
Mi hijo estaba muy grave pero él nunca dramatizo, como sí hicieron otros al recalcarme si yo era consciente de que mi hijo no sobreviviria al postoperatorio. Como si yo no estuviera viendo lo mal que estaba. Pero tuvo un gran cirujano y milagrosamente sobrevivió. Siempre le estaremos agradecidos. Es un hombre de una gran calidad humana.
Anónimo ha dicho que…
Muy buenas,
Al buscar el nombre del doctor el primer enlace que me ha llamado la atención ha sido éste. Si emocionante ha sido leer vuestra historia, llorar me ha hecho la respuesta del doctor. Qué gran médico, yo le debo todo y más. Hace apenas un par de semanas ha operado a mi hijo de un año de una cardiopatía, un fallot, una operación según nos explicó complicada porque encontaron muchos problemas al entrar al corazón, pero que afortunadamente fue exitosa.. a pesar de que posiblemente haya que intervenirlo más adelante. Igual que vosotros yo he buscado su nombre, y quería agradecerle su labor, su humanidad, su sabiduría.. lo que hace es tan grande que no tiene precio. Me alegro de poder compartir estas palabras con vosotros.

Entradas populares de este blog

7 diez de septiembres.

Hoy echo de menos lo que nunca tuve. Me afano por recordar cosas que en mi vida no pasaron, sonrío a la sombra del árbol que nunca creció.
Hoy hace ya 7 años que murió mi Samuel (¡cómo pasa el tiempo!). Y ando en ese momento de disfrutar de la vida que labramos aquellos días de difícil digestión.
Y me doy cuenta que el 10 de septiembre, más que un día triste, es un día en el que enorgullecerme, enorgullecernos, de tantas cositas conseguidas. Es un día para ser agradecidos, para no cansarnos de dar las gracias a todos aquellos que tanto bien nos hicisteis en aquellos días, semanas, meses... de naufragio. Un día para pararte en seco, volver a secarte las lágrimas por enésima vez, y admirar el paisaje en movimiento de una vida trazada a fuego, a pasito lento, con mucho trabajito en cada metro avanzado, en cada piedra colocada en forma de sonrisa ofrecida.


Un 10 de septiembre más en el que convertir la tristeza en ganas de vivir feliz, porque nunca habrá mejor manera de honrarte a ti, hijo m…

Juan Reyes Luna

En ti todo es inicio: el amor, la alegría, la ilusión, la inocencia.Así, sin saberlo, llegas para seguir llenándonos de esa bonita felicidad que, no por buscada, completa la hermosura del suspiro que de cada mirada de tu madre nace. Duerme tranquilo, pequeño; ríe tranquilo, pequeño; vive tranquilo, pequeño, que eso que sientes es el amor verdadero de tu familia; los mejores asideros posibles para vivir la vida, para sentir tu vida.¡Bienvenido, chiquinino! Y ya van 12...



De nuevo, el Doctor Reza Hosseinpour

Empezó pidiéndonos permiso para tutearnos. El Dr. Reza Hosseinpour, una eminencia mundial en cirujía cardiovascular infantil, un mago que regatea a la muerte ajena, nos pedía permiso para tutearnos. Tenía el ordenador apagado, nada sobre la mesa y a las cinco y media, hora de la cita, salió del despacho para ver si estábamos. Pequeños detalles. Yo los miro mucho, porque los valoro mucho. El Doctor, permítanme que lo escriba siempre en mayúsculas, nos estaba esperando dispuesto a regalarnos su tiempo.

Fue una bonita y útil conversación. Acudimos a su despacho con la simple intención de agradecerle todo lo que hizo por nuestro hijo y todo lo que hizo por nosotros.

Es evidente que a veces no hay culpables. A veces hay muertes inevitables. Al menos en el aspecto concreto. En la hipótesis de lo abstracto seguramente esto no quede tan claro y los límites se tracen algo más difuminados.

Estuvimos una hora y cuarto en su despacho. Fuimos para presentarle a nuestra familia. A nuestros tres pequ…