Ir al contenido principal

psss silencio...

Aquí sigo, Margari. Aquí sigo pensando sobre la amistad. Intentando aclararme. Difícil asunto.

¿Sabes? A veces hace falta pararte a pensar sobre algo para darte cuenta de tus muchas dudas y pocas seguridades sobre el tema o de las grandes mentiras y pequeñas verdades que te rodean.

Te cuento algo que creo que ya sabes. A finales de octubre de 2004 me partí el ligamento del tobillo. Recibí pocas llamadas (solo alguno del equipo) y ninguna visita que no fuera de familiares. Competía con mi hermana Úrsula que estaba con riesgo de aborto de mi sobrina Lucía... ¿quién recibiría más mensajes o llamadas?. Me ganó por goleada.

Me paré a pensar. No podían tener la culpa todos y yo no. No podía ser como la madre del chiste del desfile militar en el que todos iban a paso cambiado menos su hijo. Me di cuenta de que tenía que facilitar el asunto y ayudar a la gente a romper el cascarón. Por decirlo de algún modo: tenía que ganarme las visitas y las llamadas.

Entonces ocurrió. Primero llegaste tú. Con tu invitación al camping. ¿De qué hablaríamos? ¿Qué haríamos un fin de semana entero? Aquello nos parecía como si fuera a durar 2 meses con sus 60 días y 60 noches. Pero fuimos. Y nos sirvió de trampolín. Y nos abrimos. O empezamos a abrirnos. Y ahora, por ti y ante ti, me abro sin problemas. Te cuento mis cosas como si hablara conmigo mismo. Y me aclaro cuando te hablo. Y me gusto cuando te hablo. Y soy yo también cuando te hablo.

Luego me llamó Eli. Y se abrió. Y decidió romper el cascarón. Y me dio toda una lección de lo que es la amistad. Otra. Y me dio otro empujoncito. Otro. Y me contó sus problemas. Y paso de amiga a gente necesaria.

Y aquí sigo, Margari. Con mi terapia. Dando pasitos. Cortos pero firmes. Firmes pero en el sentido correcto. Cuidando a mi gente necesaria. Mimando a mi gente necesaria. Y lo hago sin esfuerzo. Porque me lo enseñasteis y lo aprendí. Porque me gusta, porque me gusto. Porque ya no sabría entender esto de otra forma. Ya no.

Un dato objetivo: en octubre de 2006 llegó la lesión de rodilla. Resultado: varias llamadas y vuestra visita (¡¡y además con un libro!!). Tú misma.

Alguien dijo que sabes si alguien es tu amigo cuando puedes estar en silencio con él sin sentirte incómodo.

... pssss silencio.

Gente necesaria, Margari...
gente necesaria.
16 de marzo de 2008

Comentarios

Entradas populares de este blog

7 diez de septiembres.

Hoy echo de menos lo que nunca tuve. Me afano por recordar cosas que en mi vida no pasaron, sonrío a la sombra del árbol que nunca creció.
Hoy hace ya 7 años que murió mi Samuel (¡cómo pasa el tiempo!). Y ando en ese momento de disfrutar de la vida que labramos aquellos días de difícil digestión.
Y me doy cuenta que el 10 de septiembre, más que un día triste, es un día en el que enorgullecerme, enorgullecernos, de tantas cositas conseguidas. Es un día para ser agradecidos, para no cansarnos de dar las gracias a todos aquellos que tanto bien nos hicisteis en aquellos días, semanas, meses... de naufragio. Un día para pararte en seco, volver a secarte las lágrimas por enésima vez, y admirar el paisaje en movimiento de una vida trazada a fuego, a pasito lento, con mucho trabajito en cada metro avanzado, en cada piedra colocada en forma de sonrisa ofrecida.


Un 10 de septiembre más en el que convertir la tristeza en ganas de vivir feliz, porque nunca habrá mejor manera de honrarte a ti, hijo m…

Juan Reyes Luna

En ti todo es inicio: el amor, la alegría, la ilusión, la inocencia.Así, sin saberlo, llegas para seguir llenándonos de esa bonita felicidad que, no por buscada, completa la hermosura del suspiro que de cada mirada de tu madre nace. Duerme tranquilo, pequeño; ríe tranquilo, pequeño; vive tranquilo, pequeño, que eso que sientes es el amor verdadero de tu familia; los mejores asideros posibles para vivir la vida, para sentir tu vida.¡Bienvenido, chiquinino! Y ya van 12...



De nuevo, el Doctor Reza Hosseinpour

Empezó pidiéndonos permiso para tutearnos. El Dr. Reza Hosseinpour, una eminencia mundial en cirujía cardiovascular infantil, un mago que regatea a la muerte ajena, nos pedía permiso para tutearnos. Tenía el ordenador apagado, nada sobre la mesa y a las cinco y media, hora de la cita, salió del despacho para ver si estábamos. Pequeños detalles. Yo los miro mucho, porque los valoro mucho. El Doctor, permítanme que lo escriba siempre en mayúsculas, nos estaba esperando dispuesto a regalarnos su tiempo.

Fue una bonita y útil conversación. Acudimos a su despacho con la simple intención de agradecerle todo lo que hizo por nuestro hijo y todo lo que hizo por nosotros.

Es evidente que a veces no hay culpables. A veces hay muertes inevitables. Al menos en el aspecto concreto. En la hipótesis de lo abstracto seguramente esto no quede tan claro y los límites se tracen algo más difuminados.

Estuvimos una hora y cuarto en su despacho. Fuimos para presentarle a nuestra familia. A nuestros tres pequ…