Ir al contenido principal

Reflexiones de un neófito

Sentarme ante el teclado siempre fue para mí una buena práctica. ¿Qué les pasa a los chavales de la ESO? ¿Hacia dónde van? o mejor dicho ¿hacia dónde quieren ir?

Es sabido por todos, más aún si trabajas rodeado de adolescentes, que este período de la vida se caracteriza por la desobediencia y el enfrentamiento a la norma. Las hormonas están más despiertas que nunca y los alumnos con más ganas de llamar la atención que siempre. Y ante esto ¿qué herramientas tiene el profesor? ¿con qué recursos cuenta el profesor para motivar y, lo que es más importante, enseñar a sus alumnos?

En la sociedad del efecto visual, de los video-juegos, de internet, de las madres trabajadoras, de las abuelas explotadas, de la cultura del pelotazo (máximo beneficio con el menor esfuerzo), de la carencia de valores, de la sobreinformación, de la violencia explícita e implícita... en la sociedad actual que nos toca vivir, la escuela se convierte en algo enquilosado en el pasado que no evoluciona según las nuevas necesidades que va demandando un cada vez más informado, distraído y, lo que es peor, un cada vez más alejado alumno.

Es en este aspecto en el que surge el encontronazo principal y, quizás, más difícil de atender, entender y sobrellevar. Mientras la escuela propone el máximo esfuerzo para alcanzar el éxito, mientras la escuela propone el trabajo de lápiz y papel, mientras la escuela propone aprendizajes alejados al máximo de los efectos especiales y la velocidad en la que estamos inmersos, los alumnos proponen o demandan aprendizajes y métodos de enseñanza basados en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Los alumnos no demandan contenidos, o al menos no solo eso, sino que demandan heurísticos, estrategias para el tratamiento y la búsqueda de información. La información ya la tienen (¡están en la era de la información!) solo necesitan saber buscarla, manejarla, personalizarla, criticarla, depurarla...

No les demos peces, enseñémosles a pescar...

Un día malo lo tiene cualquiera
09 Noviembre 2005

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Great site loved it alot, will come back and visit again.
»
Anónimo ha dicho que…
I find some information here.
Anónimo ha dicho que…
Especially I like the first site. But other links are informative too, if you are interested check all those links.http://neveo.info/1405.html and http://google-machine.info/1825.html

Entradas populares de este blog

7 diez de septiembres.

Hoy echo de menos lo que nunca tuve. Me afano por recordar cosas que en mi vida no pasaron, sonrío a la sombra del árbol que nunca creció.
Hoy hace ya 7 años que murió mi Samuel (¡cómo pasa el tiempo!). Y ando en ese momento de disfrutar de la vida que labramos aquellos días de difícil digestión.
Y me doy cuenta que el 10 de septiembre, más que un día triste, es un día en el que enorgullecerme, enorgullecernos, de tantas cositas conseguidas. Es un día para ser agradecidos, para no cansarnos de dar las gracias a todos aquellos que tanto bien nos hicisteis en aquellos días, semanas, meses... de naufragio. Un día para pararte en seco, volver a secarte las lágrimas por enésima vez, y admirar el paisaje en movimiento de una vida trazada a fuego, a pasito lento, con mucho trabajito en cada metro avanzado, en cada piedra colocada en forma de sonrisa ofrecida.


Un 10 de septiembre más en el que convertir la tristeza en ganas de vivir feliz, porque nunca habrá mejor manera de honrarte a ti, hijo m…

Juan Reyes Luna

En ti todo es inicio: el amor, la alegría, la ilusión, la inocencia.Así, sin saberlo, llegas para seguir llenándonos de esa bonita felicidad que, no por buscada, completa la hermosura del suspiro que de cada mirada de tu madre nace. Duerme tranquilo, pequeño; ríe tranquilo, pequeño; vive tranquilo, pequeño, que eso que sientes es el amor verdadero de tu familia; los mejores asideros posibles para vivir la vida, para sentir tu vida.¡Bienvenido, chiquinino! Y ya van 12...



De nuevo, el Doctor Reza Hosseinpour

Empezó pidiéndonos permiso para tutearnos. El Dr. Reza Hosseinpour, una eminencia mundial en cirujía cardiovascular infantil, un mago que regatea a la muerte ajena, nos pedía permiso para tutearnos. Tenía el ordenador apagado, nada sobre la mesa y a las cinco y media, hora de la cita, salió del despacho para ver si estábamos. Pequeños detalles. Yo los miro mucho, porque los valoro mucho. El Doctor, permítanme que lo escriba siempre en mayúsculas, nos estaba esperando dispuesto a regalarnos su tiempo.

Fue una bonita y útil conversación. Acudimos a su despacho con la simple intención de agradecerle todo lo que hizo por nuestro hijo y todo lo que hizo por nosotros.

Es evidente que a veces no hay culpables. A veces hay muertes inevitables. Al menos en el aspecto concreto. En la hipótesis de lo abstracto seguramente esto no quede tan claro y los límites se tracen algo más difuminados.

Estuvimos una hora y cuarto en su despacho. Fuimos para presentarle a nuestra familia. A nuestros tres pequ…