Ir al contenido principal

Junio sin velas.

A veces me pasa. A veces creo que la vida que estoy viviendo no es mía, que vivo sentimientos en tercera persona. Son destellos, ráfagas de confusión, de pensar que no, que no me ha pasado, que es imposible que a mí me pase algo así. ¿Cómo me va a pasar a mí, si eso siempre le pasa a los demás?

Pero tras la paranoia viene la realidad. Y te da un golpe directo y seco, y certero también. Y descubres muchos matices en la palabra tristeza, desde el más tierno al más cruel. Y al final te acostumbras a vivir con ella... ¡qué remedio! Porque será una fiel compañera de viaje durante el resto del camino.

La tristeza es individual. No se siente en grupo, ni siquiera en  familia, ni siquiera en pareja. Al final de todo, cada uno debe lidiar con la tristeza como buenamente pueda, porque muy al final, muy al fondo, la tristeza no puedes compartirla. Estás tú. Está ella. Estáis los dos. Y tendrás que llegar a acuerdos de respeto mutuo para poder avanzar en el camino sin lastres que te coarten en exceso. 

Mi forma está siendo sencilla de entender pero muy difícil de aplicar. Es simplemente entender la muerte como parte de la vida y buscarle un lado positivo a todo. Quedarse con lo bueno e intentar esconder lo malo en algún rincón lejano de tu sentir, para resentirlo voluntariamente. La tristeza no puede ser como esa canción que se mete cual gusano mental en tu cabeza. La tristeza debe venir cuando la llames, solo cuando la llames. 

Hace poco que salió a la palestra el autor del libro de moda: "Si tú me dices ven, lo dejo todo... pero dime ven". No lo he leído. Solo he escuchado un par de entrevistas con el autor; una persona machacada por el infortunio. Ha pasado su vida en hospitales y ha superado varios cánceres desde su niñez, habiendo perdido una pierna en el camino. El hombre habla de convertir la muerte de tus seres querido en ganancia. Dice que cuando alguien muere, su vida se reparte entre los que quedamos vivos. Y así, en lugar de vivir tu vida, vives tu vida y la parte correspondiente de la vida del familiar que se fue. Parecen tonterías, visto desde fuera, pero os aseguro que cuando la tragedia se presenta en tu casa, estos mecanismos de respuesta son necesarios para no caer en el fondo de un pozo demasiado profundo. Es simplemente entender desde el principio que muchas veces las situaciones no son como uno quieren que sean y que es imprescindible aceptar el destino, no solo el que está lleno de rosas sino también el lleno de espinas.

Yo estoy en ello. Mi mujer está en ello. La muerte de Samuel, una vez ocurrida, no puede ser para nada. Eso la haría más inútil aún de lo que fue. La muerte de nuestro hijo, a nosotros, nos ha unido aún más de lo que estábamos y nos ha cambiado la visión de nuestra vida, poniendo lo importante sobre la mesa. 

No es fácil os lo aseguro, pero es el camino que nosotros hemos encontrado para avanzar. Quizás no sea el mejor. Pero es el nuestro. 

Viernes 17 de junio de 2011

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Seguro que ese es el camino adecuado. Si no adecuado, el camino llevadero.
Os admiro por cómo estáis llevando esto.
Felicidades y Suerte.

Entradas populares de este blog

7 diez de septiembres.

Hoy echo de menos lo que nunca tuve. Me afano por recordar cosas que en mi vida no pasaron, sonrío a la sombra del árbol que nunca creció.
Hoy hace ya 7 años que murió mi Samuel (¡cómo pasa el tiempo!). Y ando en ese momento de disfrutar de la vida que labramos aquellos días de difícil digestión.
Y me doy cuenta que el 10 de septiembre, más que un día triste, es un día en el que enorgullecerme, enorgullecernos, de tantas cositas conseguidas. Es un día para ser agradecidos, para no cansarnos de dar las gracias a todos aquellos que tanto bien nos hicisteis en aquellos días, semanas, meses... de naufragio. Un día para pararte en seco, volver a secarte las lágrimas por enésima vez, y admirar el paisaje en movimiento de una vida trazada a fuego, a pasito lento, con mucho trabajito en cada metro avanzado, en cada piedra colocada en forma de sonrisa ofrecida.


Un 10 de septiembre más en el que convertir la tristeza en ganas de vivir feliz, porque nunca habrá mejor manera de honrarte a ti, hijo m…

Juan Reyes Luna

En ti todo es inicio: el amor, la alegría, la ilusión, la inocencia.Así, sin saberlo, llegas para seguir llenándonos de esa bonita felicidad que, no por buscada, completa la hermosura del suspiro que de cada mirada de tu madre nace. Duerme tranquilo, pequeño; ríe tranquilo, pequeño; vive tranquilo, pequeño, que eso que sientes es el amor verdadero de tu familia; los mejores asideros posibles para vivir la vida, para sentir tu vida.¡Bienvenido, chiquinino! Y ya van 12...



De nuevo, el Doctor Reza Hosseinpour

Empezó pidiéndonos permiso para tutearnos. El Dr. Reza Hosseinpour, una eminencia mundial en cirujía cardiovascular infantil, un mago que regatea a la muerte ajena, nos pedía permiso para tutearnos. Tenía el ordenador apagado, nada sobre la mesa y a las cinco y media, hora de la cita, salió del despacho para ver si estábamos. Pequeños detalles. Yo los miro mucho, porque los valoro mucho. El Doctor, permítanme que lo escriba siempre en mayúsculas, nos estaba esperando dispuesto a regalarnos su tiempo.

Fue una bonita y útil conversación. Acudimos a su despacho con la simple intención de agradecerle todo lo que hizo por nuestro hijo y todo lo que hizo por nosotros.

Es evidente que a veces no hay culpables. A veces hay muertes inevitables. Al menos en el aspecto concreto. En la hipótesis de lo abstracto seguramente esto no quede tan claro y los límites se tracen algo más difuminados.

Estuvimos una hora y cuarto en su despacho. Fuimos para presentarle a nuestra familia. A nuestros tres pequ…