Ir al contenido principal

Avatar

El sábado estuve viendo Avatar en 3D con mis compadres. No soy mucho de cine de ciencia ficción. Ni me gusta El Señor de los Anillos, ni me gusta Star Wars, ni me gustan Las Crónicas de Narnia. Bueno, en realidad no es que me disguten, sino que no me llaman nada la atención y no las veo. Quizás ese sea el problema. Puede ser. Pero Avatar sí la vi. Y sí que me gustó. Y mucho, por cierto.

Pero no me gustó por sus efectos visuales. O al menos no solo me gustó por eso. Me gustó mucho la historia que cuenta, la trama de la película, la crítica social que subyace o al menos la que yo vi (o la que yo quise ver). 

Sin desgranar mucho la película, ni jodérsela a aquel que me lea y aún no la haya visto, que eso estaría muy feo, me apetecía dejar aquí algunos pensamientos o reflexiones que me ha suscitado el verla.

Seguramente, lo que más me llamó la atención fue encontrarme el pasado como motor del futuro. En el año 2.154, cuando los seres humanos (bueno, los occidentales, que somos los güenos)) llegamos al nuevo planeta nos dedicamos a dos cosas principalmente:

Por un lado, a buscar riquezas, a buscar dinero,. Lo que antes era el oro, ahora el petróleo, el día de mañana será una piedra , un mineral extraordinario descubierto en otro planeta y que esconde multitud de propiedades. Al mundo occidental del futuro sigue moviéndolo lo material.

Y por otro lado, los occidentales (que en esta película representan al ser humano, sin duda) intentamos, desde nuestra prepotencia,  imponer a los nativos extraterrestres, a los felices con su mundo, nuestras costumbres, lo que nosotros entendemos por desarrollo. Incluso, llega un momento en la película en que uno de los mandamases de este gran proyecto de búsqueda de riqueza en el nuevo planeta, dice extrañado: "pero qué quieren esta gente, si le hemos ofrecido construirle carreteras, escuelas, casas..." Y esta afirmación encierra mucho. Encierra, por ejemplo, soberbia, cuando los occidentales pensamos que nuestros valores son valores absolutos, que nuestras costumbres occidentales son las únicas buenas posibles, que la única salida de una civilización es hacerla por el mismo camino y hacia el mismo fin que la civilización occidental. Pero, sobre todo, encierra quizás la crítica al momento convulso que vivimos en nuestro planeta, en el que en lugar de aprender unas culturas de otras nos dedicamos a luchar, a restarnos, a chocar unos con otros, en lugar de empujar todos en el mismo sentido.


Y todo esto me lleva a acordarme del relativismo cultural, una palabreja que me enseñó una de las maestras de maestras (en la escuala de magisterio). Se trata simplemente de la nefasta costumbre de evaluar, valorar, observar otras culturas utilizando los parámetros de la nuestra. Y esto que es muy notorio en esta película puede que nos esté pasando (solo puede ¡eh!) a los occidentales con respecto a muchas costumbres y tendencias del mundo oriental y viceversa, que por desconocidas, quizás los valoramos de forma negativa... o puede que no, claro...que esto son solo reflexiones tras unas gafas de 3D.

Que si hay que invadir
Irak se invade,
pero invadir pa 
ná es tontería.
Martes, 16 de febrero de 2.010

Pd. Os dejo una pincelada más de información de la peli, por si os pica el gusanillo.


View more presentations from ana jezabel.

Comentarios

Entradas populares de este blog

7 diez de septiembres.

Hoy echo de menos lo que nunca tuve. Me afano por recordar cosas que en mi vida no pasaron, sonrío a la sombra del árbol que nunca creció.
Hoy hace ya 7 años que murió mi Samuel (¡cómo pasa el tiempo!). Y ando en ese momento de disfrutar de la vida que labramos aquellos días de difícil digestión.
Y me doy cuenta que el 10 de septiembre, más que un día triste, es un día en el que enorgullecerme, enorgullecernos, de tantas cositas conseguidas. Es un día para ser agradecidos, para no cansarnos de dar las gracias a todos aquellos que tanto bien nos hicisteis en aquellos días, semanas, meses... de naufragio. Un día para pararte en seco, volver a secarte las lágrimas por enésima vez, y admirar el paisaje en movimiento de una vida trazada a fuego, a pasito lento, con mucho trabajito en cada metro avanzado, en cada piedra colocada en forma de sonrisa ofrecida.


Un 10 de septiembre más en el que convertir la tristeza en ganas de vivir feliz, porque nunca habrá mejor manera de honrarte a ti, hijo m…

Juan Reyes Luna

En ti todo es inicio: el amor, la alegría, la ilusión, la inocencia.Así, sin saberlo, llegas para seguir llenándonos de esa bonita felicidad que, no por buscada, completa la hermosura del suspiro que de cada mirada de tu madre nace. Duerme tranquilo, pequeño; ríe tranquilo, pequeño; vive tranquilo, pequeño, que eso que sientes es el amor verdadero de tu familia; los mejores asideros posibles para vivir la vida, para sentir tu vida.¡Bienvenido, chiquinino! Y ya van 12...



De nuevo, el Doctor Reza Hosseinpour

Empezó pidiéndonos permiso para tutearnos. El Dr. Reza Hosseinpour, una eminencia mundial en cirujía cardiovascular infantil, un mago que regatea a la muerte ajena, nos pedía permiso para tutearnos. Tenía el ordenador apagado, nada sobre la mesa y a las cinco y media, hora de la cita, salió del despacho para ver si estábamos. Pequeños detalles. Yo los miro mucho, porque los valoro mucho. El Doctor, permítanme que lo escriba siempre en mayúsculas, nos estaba esperando dispuesto a regalarnos su tiempo.

Fue una bonita y útil conversación. Acudimos a su despacho con la simple intención de agradecerle todo lo que hizo por nuestro hijo y todo lo que hizo por nosotros.

Es evidente que a veces no hay culpables. A veces hay muertes inevitables. Al menos en el aspecto concreto. En la hipótesis de lo abstracto seguramente esto no quede tan claro y los límites se tracen algo más difuminados.

Estuvimos una hora y cuarto en su despacho. Fuimos para presentarle a nuestra familia. A nuestros tres pequ…