Ir al contenido principal

La pescadilla que se muerde la cola

¿Y si nos pusiéramos en el lugar del otro? Y si antes de actuar nos pararamos a pensar: ¿qué hubiera hecho yo en su lugar?

Hace tiempo que me ronda esta idea por mi cabeza y tras la lectura de "Aprender a convivir" de Jose A. Marina este pensamiento se ha reavivado. Cada vez con más fuerza creo que ahí puede estar una de las claves para mejorar la convivencia. Usamos siempre diferentes raseros para medir. Si lo hago yo, tengo diez mil excusas, cada una mejor y más válida para quitarme la responsabilidad del acto y culpar, preferentemente, a algo fuera de mi control. Sin embargo, si lo hace otro ya no somos tan piadosos. Ya no vale la compasión. Se merece un buen castigo. Y es que estamos educados para ver antes la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio... y así nos va.


La empatía o capacidad para ponernos en el lugar de otra/s persona/s e intentar sentirnos como ellos se sentirían en un momento dado no es una capacidad innata en el ser humano. No nacemos sabiendo y mucho menos nacemos siendo empáticos. Es una capacidad que debe ser enseñada tanto o más que aprender las capitales de Europa o la tabla periódica de los elementos.


Tenemos, a mi parecer, la nefasta costumbre de no educar los sentimientos de la personas y creamos familias en las que conviven perfectos desconocidos. Hablar abiertamente de los sentimientos de uno en una situación concreta o saber escuchar cuando otra persona tiene la necesidad de ser escuchada deberían formar parte del manual para la buena convivencia, pero no estamos educados para tal fin.


Nuestra sociedad, nuestro modelo educacional (familia, escuela y demás agentes) crea seres competitivos, desconfiados, individualistas porque el día de mañana estas cualidades le serán muy válidas para desenvolverse en la sociedad que les toque vivir. Y al final estamos ante la pescadilla que se muerde la cola: una sociedad que crea estos individuos y unos individuos que crean esta sociedad.


Hoy, el todo es también la suma de las parte. ¡Cuántas cosas nos estamos perdiendo!

Reflexiones tras leer
"Aprender a convivir" de Jose A. Marina
(Hay libros que deberían ser obligatorios)
19 julio 2006

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
I love your website. It has a lot of great pictures and is very informative.
»
Anónimo ha dicho que…
I find some information here.

Entradas populares de este blog

7 diez de septiembres.

Hoy echo de menos lo que nunca tuve. Me afano por recordar cosas que en mi vida no pasaron, sonrío a la sombra del árbol que nunca creció.
Hoy hace ya 7 años que murió mi Samuel (¡cómo pasa el tiempo!). Y ando en ese momento de disfrutar de la vida que labramos aquellos días de difícil digestión.
Y me doy cuenta que el 10 de septiembre, más que un día triste, es un día en el que enorgullecerme, enorgullecernos, de tantas cositas conseguidas. Es un día para ser agradecidos, para no cansarnos de dar las gracias a todos aquellos que tanto bien nos hicisteis en aquellos días, semanas, meses... de naufragio. Un día para pararte en seco, volver a secarte las lágrimas por enésima vez, y admirar el paisaje en movimiento de una vida trazada a fuego, a pasito lento, con mucho trabajito en cada metro avanzado, en cada piedra colocada en forma de sonrisa ofrecida.


Un 10 de septiembre más en el que convertir la tristeza en ganas de vivir feliz, porque nunca habrá mejor manera de honrarte a ti, hijo m…

Juan Reyes Luna

En ti todo es inicio: el amor, la alegría, la ilusión, la inocencia.Así, sin saberlo, llegas para seguir llenándonos de esa bonita felicidad que, no por buscada, completa la hermosura del suspiro que de cada mirada de tu madre nace. Duerme tranquilo, pequeño; ríe tranquilo, pequeño; vive tranquilo, pequeño, que eso que sientes es el amor verdadero de tu familia; los mejores asideros posibles para vivir la vida, para sentir tu vida.¡Bienvenido, chiquinino! Y ya van 12...



De nuevo, el Doctor Reza Hosseinpour

Empezó pidiéndonos permiso para tutearnos. El Dr. Reza Hosseinpour, una eminencia mundial en cirujía cardiovascular infantil, un mago que regatea a la muerte ajena, nos pedía permiso para tutearnos. Tenía el ordenador apagado, nada sobre la mesa y a las cinco y media, hora de la cita, salió del despacho para ver si estábamos. Pequeños detalles. Yo los miro mucho, porque los valoro mucho. El Doctor, permítanme que lo escriba siempre en mayúsculas, nos estaba esperando dispuesto a regalarnos su tiempo.

Fue una bonita y útil conversación. Acudimos a su despacho con la simple intención de agradecerle todo lo que hizo por nuestro hijo y todo lo que hizo por nosotros.

Es evidente que a veces no hay culpables. A veces hay muertes inevitables. Al menos en el aspecto concreto. En la hipótesis de lo abstracto seguramente esto no quede tan claro y los límites se tracen algo más difuminados.

Estuvimos una hora y cuarto en su despacho. Fuimos para presentarle a nuestra familia. A nuestros tres pequ…